El ajo negro se obtiene por la fermentación de los bulbos de ajo común.

Durante aproximadamente 1 mes se trata a elevadas temperaturas y condiciones concretas de humedad y luz.
Es un “superalimento” relativamente nuevo, se comenzó a utilizar en la cocina japonesa y ahora está  muy introducido en la alta cocina mundial.
Su sabor es una mezcla entre dulce y balsámico, los japoneses lo definen como “muy umami” (uno de los 5 sabores básicos: dulce, salado, ácido, amargo y umami).

Destaca su POTENTISIMA ACCION ANTIOXIDANTE, 10 veces más que la del ajo común y además con la ventaja de que no deja el intenso olor y gusto en boca del ajo común.