Para el ciclista de recreo que tenga intención de comer mientras va en bici, le seguridad es una cuestión importante, aunque parezca una tontería cualquier distracción mientras buscamos comida puede provocar una caída. Si por el contrario se opta por hacer una parada de relax a comer, el empaquetamiento correcto sigue siendo esencial para evitar pérdidas durante el trayecto y para que la comida llegue “apetecible” y en buen estado hasta el momento de la parada, por todo esto os dejo unos consejos que espero os sean útiles:

  • Galletas y frutos secos no necesitan envoltorios especiales por lo tanto son los más fáciles para transportar.
  • Es necesario considerar aspectos como la accesibilidad, facilidad de transporte y la medida de la ración (lo ideal es que sea tamaño “un bocado”)
  • Las típicas bolsas de plástico para bocadillos son buenas como conservadores del alimento sin embargo no os lo recomiendo porque si coméis un trozo y dejáis el resto, podéis tener una distracción grande para buscar los trozos restantes, usando las 2 manos etc…
  • De entre todas las opciones para llevar tentempiés en la bici (maillot, bolsas de manillar, mochilas, bolsas de sillín, alforjas centrales y/o laterales sin duda la mejor opción son los bolsillos traseros del maillot  a pesar de que no suelen tener mucha capacidad.
  • Para envolver alimentos dejad a un lado film transparente, papel de cocina y bolsas de plástico para bocadillos, optad por el papel de aluminio que no se pega con el calor, se desenvuelve fácilmente y permite empaquetar en pequeñas porciones que es lo que queremos.
  • En cuanto al transporte de líquidos, no hay duda, aquí el rey es el bidón+portabidon que es el usado habitualmente.


Me despido hasta la próxima, espero que os resulten útiles mis consejillos, ¡evitar accidentes es prioritario!

Saludos amigos de la bici.

© FanFood. Alimentación sana y divertida. isabel Suárez. Nutricionista.